20 febrero, 2011

Viaje en tren

Viajar en tren tiene su aquel y tuve que estar ojo avizor, cuando me dispuse a ver la peli de turno, esta se decía en ingles y yo, astuta, que sabia que iba para Barcelona y como mucho podrían pasarla en catalán, comprendí que había que tocar algún botón para cambiar el idioma.
Comencé con gran empeño frente al número de botones a tocar que era uno y las posiciones de dicho botón dos.
Ahí me entretuve como quien practica en piano, a dedo, y uno y dos y uno y dos…

Aquello seguía sin inmutarse y cuando comprendí mi negación para los botones decidí pasar de mi ratito de cine.

Pero los hados se pusieron de mi parte cuando se apago la pantalla y comenzó de nuevo la proyección, esta vez es en castellano y con subtítulos en el mismísimo castellano.

Claro, no pensé que ese cambio lo provocara yo con mi dedo, faltaría más, pues ya estaba bien de despiste, y adiviné que se habían extraviado a la hora de escoger el idioma.

Y saque mi moraleja que hay que esperar antes de lanzarse, pues no siempre depende del hacer la solución, sino de esperar y pensar.

Ay prisillas, me dije.

19 febrero, 2011

Paseo por Barcelona

En Barcelona me acogí a mi misma con entusiasmo al sentir el placer de caminar sin más.

Sin más que hacer que el quehacer sin objetivos, comprendiendo lo que seria vivir sin esas condiciones que nos infringimos y nos privan de autenticidad.

Me deje envolver por ese museo gigante que es en lo que la convirtió Gaudi y respire su arte en cada rincón.

La inacabada iglesia de la Sagrada Familia, obra imaginativa que encuentra su inspiración en la naturaleza, me hizo una con el color de sus vidrieras y luces.

Y en medio de esa magia esta Mónica, la culpable de que yo cayera en ese sueño, con la que me siento como en casa y con la que me encanta compartir convocatoria de vida.

Caja de Musica

Como una añoranza...
... refrescante y tierna



video

14 febrero, 2011

El chikung nos unio

Sois la prueba evidente de cómo nos guía la vida hacia lo que pedimos a gritos callados, aparecisteis en ella cuando me solicitaba cambios, sin insinuar forma alguna de encararlos.

En vuestra presencia detone emociones hasta entonces escondidas, el miedo, la esperanza, la alegría, el dolor, la rigidez todas ellas encubiertas bajo el velo de aquí no pasa nada.

Y me encanta seguir contando con vosotras en otra nueva etapa, que creo, me toca.

Aurora, Carmen, Charo, Lola, Paz, Verónica (Por orden Alfabético)

Lo que el Chikung CFQ unió… pues, que siga.